La buena agenda escrita a mano
 
La buena agenda escrita a mano



La buena agenda escrita a mano con una página mal hecha y otra bien hecha.



La fiebre por la agenda escrita a mano está volviendo. La gente quiere un poco menos de tecnología y le agrada escribir en papel, usar el lápiz o la pluma, pasar la hojas, ver el espacio real y no virtual. En los comercios veo cada vez más cuadernos, bloc de notas, agendas en blanco y de todos los formatos con los diseños más variados y bonitos.

Pero para planificar nuestras actividades de forma eficaz hay que aprender y saber los trucos, pues tenemos el riesgo de que abandonemos nuestra preciosa agenda porque al final es un rollo manejarla.

Por ejemplo, en la foto de arriba tenemos una agenda de profesor con dos páginas completadas. La página de la izquierda es un ejemplo de agenda mal rellenada. Sí, puede que le parezca una página muy bonita con una preciosa letra inglesa. Es una página para mostrarla en un museo, pero no resulta práctica. ¿Por qué? Porque tiene tanta letra que se tarda en leer, la información no nos llega al cerebro de un vistazo rápido.

Sin embargo en la página de la derecha la agenda está rellenada de forma ideal. Si se para en leer las dos, en ambas dice los mismo, pero en la de la derecha está la infomación simplificada al máximo.

Ahí está la gran clave de una buena agenda, que veamos la información rápidamente y sea tan breve que de un vistazo se sepa qué hay que hacer ese día.

Por tanto una agenda es para planificar,
con facilidad,
con rapidez,
de un vistazo.
escriba con una letra muy, muy clara (tómese su tiempo, pues la leerá después más fácilmente).

Por ello es mejor anotar poco usando abreviaturas y claves que repetimos continuamente.

En este ejemplo de la derecha F. L. significa "fecha límite de entrega". la clave S-6 significa que se ha de entregar el trabajo de "segundo curso número seis". Desde 18.30 significa que ha de explicar esa clase desde el tema 18 y la pregunta 30.

Esta persona en la página de la derecha ve de un vistazo lo que hay que hacer, mientras que en la de la izquieda pierde tiempo en leer tantas palabras, que es como un relato, una reflexión y no una agenda.

En una agenda de trabajo tampoco se ponen cosas íntimas como lo de: "Me estoy agobiando...". Se agobiaría mucho menos si escribiera la información brevemente y la captara de un vistazo.

Tampoco ponga cosas como: "Comprar pan", pues no le aportan nada al trabajo.

Adquiera una agenda acorde con el tipo de cosas que necesita hacer en un día. Si usted es una persona que solo necesita recordar que el día 5 de febrero va a ir al dermatólogo y el día 20 al cumpleaños de su hermana, compre una mini agenda. Si necesita anotar unas cuantas cosas en un día le puede valer una de la "semana a la vista" en un par de hojar. Si tiene muchos asuntos en un día es mejor las de tamaño grande con un página por día.

Recuerde, la mejor agenda es aquella en la que los asuntos se escriben brevemente y se lee rápido.




 
  8583 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=