Cómo hacer un alargador de lápices casero
 


CÓMO HACER UN ALARGADOR DE LÁPICES CASERO



Alargador de lápiz o alargalápiz comercial de la marca Lyra

Los lápices de dibujo para artistas o de máxima calidad son caros. Aún así no es raro que cuando los lápices se quedan pequeños los dejemos olvidados en una caja con los nuevos. Pero a un buen lápiz se le coge cariño, pues son muchas horas de dibujo con él hasta hacerlo pequeño. Es necesario acostumbrarse a usar los alargadores de lápices o alargalápices que, en principio, parecen un aparato ortopédico, pero que cuando uno se acostumbra no se puede pasar sin él. Incluso a los lápices corrientes para escribir se les puede poner alargalápices.


El problema es que un alargalápiz vale cuatro o siete veces lo que un lápiz nuevo. Un solo alargalápiz comercial se puede comprar, pero como usamos tantos hay que tener muchos y eso sí supone una inversión. De todas formas, si puede, es mejor que use los alargalápices que hay en el mercado que son muy efectivos y bonitos.

De todas formas hay alternativas para hacer alargalápices reciclando material gastado.

Lo más fácil es reutilizar los rotuladores viejos quitándoles con un alicater la punta de fieltro, el tapón del depósito y la carga interior de tinta del tubo.






Por ejemplo, hemos usado el tubo del cuerpo de un rotulador de la marca Carioca. Lo hemos despojado del fieltro, tapón y cartucho interior de tinta.






Cuando un lápiz tiene 8 centímetros aproximadamente, puede resultar incómodo dibujar con él. Entonces es el momento adecuado para ponerle un alargalápices.







Y aquí tenemos nuestro alargalápices casero, solo tenemos que introducir el lápiz en el tubo. Hemos encontrado este modelo de rotulador que le va como anillo al dedo al lápiz, pero si el lápiz queda holgado, aumentaremos el volúmen rodeando el lápiz con cinta adhesiva transparente, hasta que tenga la cantidad adecuada de vueltas para que el lápiz quede sujeto en el tubo. Si el tubo es pequeño, rasparemos el lápiz con un cútter hasta que entre bien.

Como alargalápices puede usar cualquier tubo como el de una caña de bambú, un tubo metálico, el cuerpo de un estilógrafo... Hemos elegido el tubo de un rotulador simplemente por que lo tenemos 

a mano.



(C) 2018. Miguel Fernández. Todos los desrechos reservados.


 
  8233 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=